De 3 a 6 años

Características de la etapa de 3 a 6 años

Es una etapa de crecimiento físico más lento que en la etapa anterior en la que se produce una aumento importante de la fuerza muscular y de las habilidades motoras, así como un desarrollo considerable de la destreza manual.

En esta etapa del desarrollo, el niño va a experimentar importantes cambios en su proceso afectivo-social así como una consolidación de sus hábitos de autonomía. Como característica común a estos tres años el niño permanece muy integrado en el entorno familiar, siendo fundamentales para él los puntos de referencia de sus padres y hermanos.

El desarrollo físico y psicomotor de los niños en esta etapa se caracteriza por el perfeccionamiento de las habilidades adquiridas en etapas anteriores. En cuanto a la motricidad fina, el niño empieza a garabatear, marcando el inicio del aprendizaje de la escritura. Cada vez es más consciente de su propio cuerpo, de sus movimientos y de la coordinación de éstos.

A nivel cerebral las áreas corticales que maduran de una forma más evidente son las relacionadas con la motricidad fina. Los niños controlan de forma separada grupos musculares más pequeños. Esto se traduce en la aparición de la capacidad para hacer trazos verticales, circulares u horizontales. Al principio, estos trazos serán grandes y vacilantes y con los meses, los niños podrán hacerlos más cortos, pequeños y precisos. Al final de esta etapa, si se han asentado todos estos desarrollos, es el momento ideal para iniciar al pequeño en el aprendizaje de la escritura.